Las tapas en Barcelona y su historia en España

0
289
tapas historia barcelona

Si existe una seña de identidad de la gastronomía española conocida por todos, esas son las tapas en Barcelona: pequeñas raciones de comida típica que acompañan largas (y entretenidas) tardes de cervezas entre amigos.

Pero… ¿cuál es el origen de este formato de plato con un alto componente social? La realidad es que no se conoce ni la fecha ni el lugar exacto en que se creó la primera tapa. Existen múltiples leyendas y mitos sobre su origen.

Hay quien le atribuye su origen a las pequeñas raciones de comida que debía consumir el rey Alfonso X El Sabio por prescripción médica. Estas raciones servían de acompañamiento a las copas de vino que debía tomarse según le ordenó el médico de la corte.

Otros le atribuyen su origen a la época de los Reyes Católicos: para evitar momentos incómodos entre los clientes de las tabernas, se servían pequeñas raciones de algún embutido para suavizar los efectos de las bebidas alcohólicas sobre el cuerpo.  De este modo, se reducían las vomiteras, los gritos y las peleas entre copas.

Y las teorías no acaban aquí. Por lo tanto, no hay consenso. Algo que sugiere que el origen de las tapas no está nada claro. Pero eso da igual: lo importante es que están deliciosas y suponen un formato de plato que nos ha acompañado durante cientos de años a todos los españoles.

¿Qué características reúnen las tapas?

Frente a los platos de comida tradicional española, la gran ventaja de las tapas es que debido a su ligereza (en cuanto a tamaño, no a ligereza del plato en sí), posible probar muchos platos distintos durante una misma comida.

Salen rápido de cocina debido al gran volumen de platos de este tipo que salen de la cocina durante una sola tarde, y gracias a esto el arte del “tapeo” se ha convertido en uno de los entretenimientos principales de España. Este tipo de iniciativa social centenaria favorece las relaciones interpersonales de aquellos que las disfrutan, y facilita la conversación y el estrechamiento de lazos entre personas.

De hecho, existen incluso empresas turísticas que ofrecen rutas gastronómicas de degustación de tapas a los extranjeros que visitan las principales ciudades de España donde tapear es todo un arte, como Madrid, Barcelona o Sevilla.

¿Qué diferencias existen entre un sitio u otro? En Cataluña (si es que dan una tapa con la caña, algo poco común) es típico ofrecer un pequeño plato frío para acompañar las bebidas, como unas aceitunas o unas patatas fritas. En cambio, en algunos sitios como Ávila, Segovia o Cáceres es mucho más típico ofrecer al cliente tapas calientes y más contundentes.

Las tapas en el mundo

De hecho, las tapas se han convertido en un fenómeno gastronómico exportable a otros lugares del mundo: Venezuela con sus pasapalos, como por ejemplo el tequeño, las “tapas” filipinas (con igual denominación, palabra extraída directamente del español), las pequeñas raciones que pueden consumirse en las Izakaya que encontrarás en cualquier callejón de Tokyo, e incluso los “saladitos” de Cuba, con los que poder picar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here